Éste es un artículo que ya hemos publicado en la web, pero nunca pasa de moda y merece la pena refrescar el tema, ya que seguimos encontrándonos estas situaciones en los torneos.


Muchos habréis oído estas expresiones, y entendéis por encima qué quieren decir; pero hoy os las vamos a explicar en profundidad.

Algunas de ellas, si se mezclan, llegan a considerarse en los torneos infracciones muy duras que Wizards of the Coast no quiere que se cometan, y las sanciones relacionadas con ellas son MUY severas.

 Entonces, ¿qué ventaja tiene realizar cada una de estas acciones si uno se arriesga a perder algo tan importante? Vamos a ver cada una de ellas paso a paso

PACTAR

¿Qué se conoce coloquialmente como “pactar” cuando te lo dice un oponente? Se refiere a acordar un resultado de empate contigo en esa ronda.

¿Por qué querría alguien empatar en un torneo, si lo que importa es ganar todas las rondas posibles para conseguir un mejor premio? A veces, en los torneos, los 8 primeros (El Top 8), juegan una serie de rondas eliminatorias para un premio aún mayor, ya sea la plaza para un torneo de alta competición como los PPTQs, Byes para un GP (Rondas ganadas directamente), o cualquier otra cosa. Como el sistema de clasificación que se utiliza para el torneo es un sistema de puntuación suizo (Ganar te da 3 puntos, empatar 1 punto y perder 0 puntos), en ciertas ocasiones, tener un número de puntos suficientes te permite clasificarte para ese Top 8 para poder seguir compitiendo.

 Por ejemplo, estáis en la última ronda de la parte del suizo del torneo, y tanto tu oponente como tú tenéis 12 puntos, mientras que el resto de gente tiene 9 puntos o menos. Si juegas y pierdes, habrá gente con 9 puntos que se pondrá con 12, mientras que tú te has quedado con esos 12, y puede que no te clasifiques para el Top 8. En cambio, si decides pactar, tanto tu oponente como tú tendríais 13 puntos, lo cual sigue os sigue dejando por encima de la puntuación del resto de jugadores; y os aseguráis la plaza en el Top 8. Todo esto debe hacerse hablándolo con tu oponente, y sin hablarlo con ninguna otra mesa. No pueden acordarse pactos de tu ronda poniéndose de acuerdo con los jugadores de otra mesa. Obviamente, una vez te has sentado, no puedes volver a levantarte para ver qué pasa en otra mesa para decidir si quieres pactar o no. Además, aunque se puede pactar en cualquier momento de la ronda, si no se hace al principio deberéis comenzar a jugar: no podéis eternizaros discutiendo si jugar o pactar mientras el tiempo del reloj va corriendo.

 A la hora de pactar un resultado sin haber completado ninguna partida, pactar un empate se apunta como “0-0-3”. Si algún jugador ha ganado una partida, ésta debe reflejarse siempre en el resultado. Como se quiere empatar, no se puede poner “1-0-3”, porque esto da como ganador al primer jugador. Debe dejarse registrado como “1-1-1”.

CONCEDER

Conceder en un torneo de Magic es dar por ganada la partida al rival. (No es lo mismo que lanzar con Concesión / Bestow un hechizo, algo que debemos matizar, debido a los problemas que tuvo la palabra en su día)

Un jugador puede conceder en cualquier momento de la partida; y es algo a lo que “no se puede responder”. Una concesión es algo inmediato. En el momento en el que un jugador concede, la partida en curso se termina y se empieza la siguiente partida si aún no se ha llegado al límite de partidas de ronda (Normalmente, al mejor de 3)

 Es típico que un jugador conceda a su oponente si se tiene que ir del evento, retirándose (Dropeando) de dicho torneo. En estos casos, este tipo de “concesión total” debe avisarse a un árbitro o al Tournament Organizer (TO) para que pueda quedar registrado en la aplicación, el WER, y no haya más problemas durante el torneo por la falta de dicho jugador.

 Cuando se concede, se deben anotar en la hoja de resultados (Entry Slip) todas las partidas que se hayan jugado. Es decir, si has ganado una partida y tu oponente otra, y decides concederle; no puedes anotar en el Entry Slip un “2-0” a favor de tu oponente; sino que debe ser un “2-1”; puesto que ya habéis jugado las dos primeras partidas y éstas han acabado oficialmente; de modo que deben seguirse considerando para el resultado final de vuestro emparejamiento. Esto incluye las partidas que habéis empatado (Es algo más difícil que ocurra, pero puede darse).

 Si vais 0-0 ó 1-1 y se acaba el tiempo y los turnos adicionales sin un ganador de la tercera (o primera) partida, la partida de desempate; podéis hablar de conceder esa partida. Para argumentar esta decisión, SÓLO podéis usar elementos de juego a los que legalmente tenéis acceso en ese momento, incluso, por ejemplo, cartas en la mano (sí se puede decir “el turno que viene te habría matado con esta chispa que tengo en la mano”), pero no cartas desconocidas (no se puede decir “vamos a ver que íbamos a robar el turno que viene para ver quien habría ganado si hubiésemos tenido más tiempo”, ya que las cartas todavía no robadas y desconocidas representan un elemento de casualidad sobre el que basar esta decision”). Si ninguno de los dos jugadores quiere conceder, dicha partida debe quedar como empate marcando un resultado de “0-0-1” o “1-1-1” respectivamente. En esta situación, si un jugador concede al otro, el resultado final debe registrarse como “1-0” o “2-1”.

 También debe tenerse en cuenta si un jugador quiere abandonar el torneo o considera que tiene pocas posibilidades de ganar algo en el torneo; que puede conceder a su oponente libremente, sin tener nada que ver con los premios.

 También puede darse si ninguno de los jugadores tiene posibilidades de acceder a los premios si se empata. En ese caso, un jugador puede conceder al otro sin coacción. En el caso de conceder a un oponente, no se puede pedir nada a cambio por dicha concesión, ya que se estaría incurriendo en Bribery.

DIVIDIR LOS PREMIOS

Dos jugadores pueden repartirse premios futuros como quieran, porque sean amigos, por ejemplo, siempre que no esté vinculado a nada más. Normalmente, es repartir los premios a la mitad sin importar cuál sea el resultado y la clasificación de ambos jugadores. Este tipo de decisión puede tomarse para que ambos jugadores del enfrentamiento obtengan el máximo beneficio; que es llevarse algo de premio. Esto permite que se minimice el riesgo de los jugadores de no recibir premio.

 En la parte de eliminatoria simple, todos los jugadores que queden pueden repartirse el premio a partes iguales, siempre que sea solamente dinero en efectivo y/o sobres. Por ejemplo, los 4 jugadores de la Top4, si todos están de acuerdo, pueden repartirse la suma de los 4 primeros premios a partes iguales.

NO PUEDE DECIDIRSE A LA VEZ PACTAR LOS PREMIOS Y EL RESULTADO, DEBE HACERSE DE FORMA INDEPENDIENTE DE MANERA QUE NINGUNA DE LAS DOS ELECCIONES SEA INFLUENCIADA POR LA OTRA

Si tienes dudas a la hora de hablar, pide ayuda a un árbitro y explícale lo que quieres hacer (Obviamente, lejos de la mesa donde está tu oponente, para no influenciar nada). Siempre y cuando hables con un árbitro, no habrá problemas. Si lo primero que haces es hablar con tu oponente, quizás te estés equivocando.

 Esta acción está muy perseguida por Wizards of the Coast, y puede acarrear sanciones MUY duras, como una descalificación del torneo, o incluso una suspensión (No poder jugar durante algún Tiempo o nunca más).

 En todo momento durante el torneo está prohibido acordar un resultado y los premios, aunque hay una excepción:

 En la final de la parte de la eliminatoria de un torneo (Top), los jugadores pueden dividirse los premios como quieran; siempre y cuando uno de ellos se retire (“Dropee”, como vulgarmente se conoce) del torneo. Si hay una plaza para otro torneo, ésta se entrega al jugador que sigue en el torneo, no a aquel que se ha retirado.

SITUACIONES COMPLICADAS

Vamos a ver ahora situaciones que pueden darse y que son algo más difíciles de entender si no se tienen claros los conceptos que se han explicado anteriormente.

 Pero, ante todo, SIEMPRE puedes preguntar a un árbitro sobre las decisiones que quieres hacer. Un árbitro te ayudará a entender si lo que quieres hacer es legal o no. Simplemente, debes hablar con él personalmente y explicarle lo que te gustaría hacer; y qué es lo que puedes hacer para conseguirlo. Su respuesta puede sacarte de más de un apuro. Recuerda siempre que tienes que hablar con un árbitro en privado para estas situaciones, no al lado de tu oponente, pues puede inducir sospechas.

 Veamos algunos ejemplos de situaciones que pueden darse; algo extremas para que podáis entender los ejemplos.

Situación 1:

Jugador A le dice al jugador B “Yo tengo X puntos y tú tienes menos que yo. Aunque ganes, no vas a llegar al corte de los premios”.

 El Jugador B responde “Bueno, entonces, si tú ganas esta partida y llegas a los premios, me puedes dar parte de ellos y así ambos nos llevamos algo”.

 En este caso, el Jugador B está incurriendo en Bribery. Está ofreciendo que se repartan los premios si concede al jugador A. ¿Cómo debería haberlo hecho correctamente el jugador B?

 Obviamente, puedes llamar a un árbitro y hablarlo con él a parte para que te lo confirme. Seguramente, el árbitro te habría comunicado que deberías decir algo parecido a esto:

– Jugador B “¿Quieres que nos repartamos los premios que podamos conseguir cada uno?”

– Jugador A “Claro!

– Jugador B “Entonces, te concedo la partida. Es mejor para los dos porque tú tienes más opciones de llegar a los premios

De esta forma, el premio no está relacionado con el resultado y el resultado no ha sido ofrecido como contrapartida al premio.

Situación 2:

Final de un PPTQ, cuya plaza al torneo permite a quien asista recibir una carta promocional de gran valor.

Jugador A “Yo no puedo ir al torneo, pero quiero la Promo. Te concedo si me das la carta del RPTQ para el que se da plaza en este torneo”

O bien

Jugador A “Sólo quiero la carta promocional, no quiero ir al torneo. Te dejo la plaza si me das la carta”

En ambos casos, volvemos a incurrir en Bribery.

No se puede hablar de premios que estén FUERA del torneo a la hora de repartir, tampoco en la final.

¿Cómo podría haberse hecho?

  • Jugador A: “No voy a poder ir al torneo”
  • Jugador B: “Pues yo tengo muchas ganas de ir a ese RPTQ”
  • Jugador A: “Entonces, te cedo la plaza y así lo disfrutas”
  • Jugador B: “¡Qué chico tan majo! Mira, dame tu dirección y te mando la carta por ser tan amable”

¿Veis?

Aquí no se ha mezclado el resultado con el premio, y menos se ha hablado de la carta promocional como parte de dicho premio.

Situación 3:

Dos jugadores se enfrentan en la última ronda de suizo

  • Jugador A: “Soy muy generoso, concede y luego hablamos”

Esto es claramente un soborno aún no se cuantifique nada y se acabará en una descalificación para A. El jugador B tiene que llamar inmediatamente un juez, sino su torneo también se acabará mal.

Situación 4:

Dos jugadores se enfrentan en la última ronda de suizo y el tiempo se está acabando. El empate actual no calificaría a nadie para la Top8.

– Jugador A: “Vamos a tirar un dado para ver quien concede así que al menos uno acceda a la Top

Como dijimos antes, elementos casuales no se pueden utilizar para decidir el resultado de un partido, así que el jugador A será descalificado, así como B a menos que no llame a un juez inmediatamente.

Esperamos que este artículo os haya aclarado todas las dudas respecto a cómo determinar los resultados de un partido de Magic y que os quite de situaciones peligrosas. Si tenéis alguna duda, dejádla en los comentarios, estaremos encantados de responderlas.


Considera dar soporte a nuestro esfuerzo:  Patreon


No hay ninguna respuesta todavía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here